Los mejores consejos para gestionar un equipo de ventas

Si tu empresa es pequeña o, por el contrario, posees una multinacional, un equipo de ventas es una parte fundamental e imprescindible. Gestionar un equipo de ventas no es algo sencillo, cuanta más gente forme parte de ese equipo más complicada será la tarea, pero en Deming estamos para daros algunos consejos y que esta tarea sea más sencilla.

¿Quién se encarga de gestionar un equipo de ventas?

Normalmente, existe un jefe o director de este departamento. Su manera de liderar, saber llevar al grupo y crear una dinámica serán las bases para asegurar buenos resultados.

La clave de un buen jefe de ventas reside en saber apoyar a su equipo, estar cuando se le necesita, resolver los problemas que surgen y, ante todo esto, no entrar en bucle. Con esto último nos referimos a que día a día tiene que realizar gestiones que pueden absorberle de tal manera que descuide lo que pasa a su alrededor.

En ciertas ocasiones podemos sentirnos atascados, en esos casos contar con la ayuda de una asesoría especializada en el tema puede ser vital para volver a la carga.

gestionar un equipo de ventas

Consejos para gestionar un equipo de ventas de una forma óptima

A continuación, vamos a ver esos consejos para gestionar un equipo de ventas que marquen la diferencia.

Escucha a tus trabajadores

El motor de un equipo de venta son sus trabajadores. Puedes controlar y monitorizar sus pasos, pero no saber como gestionar las conclusiones que sacas de esa monitorización. Debes conocer a tus trabajadores, sus puntos fuertes y débiles, de esa manera podrás reforzar esas flaquezas y hacer que mejoren. De esta manera, notarás un crecimiento personal y profesional de tus vendedores.

Si ellos notan tu apoyo e implicación en su desarrollo como vendedores, su identificación con la empresa será mucho mayor. Crearás trabajadores eficaces, felices y motivados.

Fomenta la venta consultiva

Un buen vendedor ve cada oportunidad como si no fuera a haber más, de manera individual y totalmente personalizada. Se toma su tiempo en preparar ese primer contacto, sabe que no puede dejar escapar la oportunidad. Tras el contacto, presentar la oferta y negociarla es la siguiente parte. Una vez la negociación ha seguido su curso y el cierre de la misma a acabado de manera positiva, comienza el estudio. Un profesional de las ventas realizaría un seguimiento, analizaría todo el proceso que ha seguido con ese cliente. En caso de que la venta no llegase a buen fin, deberíamos estudiar con más razón el camino recorrido de principio a fin, saber que ha fallado, como solucionarlo y que no ocurra mas.

Recluta sabiamente

Crea tu equipo sin prisas, conociendo bien el perfil de trabajador que buscas. Si es necesario, realiza más de una entrevista, el tiempo que inviertas en ello si lo haces bien, no lo tendrás que volver a invertir en buscar sustitutos y despedir empleados. Contrata a gente con motivación, rapidez mental, buena presencia y actitud.

Formación constante

Mantén a tu plantilla actualizada. En el mundo actual, todo varía y avanza muy rápido, no te puedes quedar atrás. Ofrece cursos cada cierto tiempo, formación optativa para reforzar los puntos que ellos consideren como vendedores. Si la empresa realiza clases presenciales grupales podría ayudar a que el equipo se mantenga unido, confíen los unos en los otros y al mismo tiempo aumenten sus conocimientos.

Suscríbete a nuestra Newsletter y obtén ventajas para tu negocio

Si te suscribes a nuestra Newsletter, además de recibir noticias de interés, ofertas exclusivas y consejos empresariales, recibirás un diagnóstico gratuito para tu empresa o negocio. Con este diagnóstico podrás saber qué tipo de asesoría necesita tu empresa y cómo le puede beneficiar. 

Otras entradas que te pueden interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Te ayudamos?